Caigua se llena de magia y alegría cada año.